LA EMOCIÓN SONORA – 2014

2014.La Emoción Sonora, portada

 

 

 

 

 

 

Galiana, Josep Lluís, LA EMOCIÓN SONORA. De la creación electroacústica, la improvisación libre, el arte sonoro y otras músicas experimentales, 

Valencia: PILES, Editorial de Música, 2014. ISBN: 978-84-15928-12-6

 

 

 

El presente volumen contribuye a restituir una parte de lo vivido, a marcar unas vivencias, unos sentimientos, unas inquietudes y unas emociones compartidas en una época particularmente intensa, llena de incertidumbres y marcada por un convulso cambio de milenio. Se trata de una selección de escritos musicales que hablan de la creación electroacústica, la improvisación libre, el arte sonoro y la música experimental. Testigo de cómo las nuevas generaciones de músicos y artistas sonoros se han comprometido con las últimas propuestas estéticas y nuevas formas de hacer música, el autor describe situaciones sonoras concretas y reflexiona sobre determinados hechos artísticos en un asequible tono divulgativo. La emoción sonora recoge críticas, entrevistas, reseñas y artículos, en su mayor parte publicados en el periódico Levante-EMV, pero también notas a discos y a programas de conciertos, así como alguna conferencia o monográfico inéditos. Todos estos escritos nos remiten a una larga etapa de actividad profesional del autor en sus diversas facetas como periodista, gestor cultural, músico y docente, comprendida entre los años 1992 y 2012.

Saxofonista, improvisador y escritor, Josep Lluís Galiana (Valencia, 1961) es Diplomado en Estudios Avanzados (DEA) por la Universidad Politécnica de Valencia y Titulado por el Conservatorio Superior de Música de Valencia. Ha participado y estrenado obra en importantes festivales internacionales en Grecia, Brasil, Suecia, Argentina, Francia, Polonia, Cuba, Estados Unidos, China y España, y su discografía abarca más de una veintena de grabaciones. Autor del ensayo Quartet de la Deriva, La improvisación libre y la teoría de la deriva en la construcción de situaciones sonoras por un colectivo de improvisadores y de numerosos artículos publicados en libros y revistas especializadas, en la actualidad, desarrolla una intensa actividad en el campo de la improvisación libre, la creación electroacústica y la investigación musicológica.

  Ilustración de cubierta: Sin Título, tinta sobre papel, Avelino Saavedra, 2014 20141031.Cubiertas La Emoción Sonora bis Contenido: Que veinte años no es nada (15) Parte I          1992-1995 La nueva informática musical y el audio digital revolucionan la creación y la experimentación sonoras (19) Kambra Ensemble: Taller de las nuevas vanguardias musicales (21).— Enrique Sanz Burguete: El sentido crítico (24).— Edison Denisov: No me gustan las citas ni los collages en mi música (26).— La Fundación Phonos de Barcelona: Gabriel Brncic y Xavier Serra presentan el equipo informático NeXT (28).— Grup Instrumental de València y Miguel Álvarez-Argudo: Tarde de estrenos (30).— Miguel Ángel Pérez y Camilo Rodríguez: El digital se apodera de los mass media (31).— Silvestri String Quartet: In memoriam Witold Lutoslawski (1913-1994) (32).— Daniel Kientzy, a la vanguardia del saxofón (34).— VII Encuentro sobre Composición del Festival Internacional de Música Contemporánea Ensems 1994. Concierto de José Luis Ruiz del Puerto: Anything new is necessary (36).— Presentación del CD Sonido de referencia: El sonido electroacústico (37).— La crítica criticada (39).— José Báguena Soler: De la armonía tonal a las matemáticas aplicadas a la música (40).— VIII Encuentro sobre Composición del Festival Internacional de Música Contemporánea Ensems 1995: Los compositores se debaten entre la síntesis y la creación interdisciplinar. Del dogmatismo a la tolerancia (43).— Pérez Abellán estrena El sueño de Lucifer, de Karlheinz Stockhausen (45).— Ferrer Ferran: Es la primera vez que trabajo la música electrónica (47).— Amores Grup de Percussió estrena Díptico sidéreo, de Ferrer Ferran (48).— Daniel Kientzy y la Saxologie (49).— Duo Contemporain: Música con-tempo (51).— Presentación del CD Mandándome callar, de Julio Sanz Vázquez (52).— Rafael Mira: Componer es un esfuerzo por fijar una abstracción (54).— Primera Convención Nacional de Percusión. Amores Grup de Percussió: Reunión de familia (56).   Parte II          1995-1997 Nace el primer laboratorio de electroacústica público valenciano (59) Gregorio Jiménez: La música electroacústica abre un amplio campo a la creación (61).— Gregorio Jiménez y Julio Sanz: Los medios electroacústicos permiten al compositor controlar absolutamente los parámetros del sonido (63).— Rafael Zaragoza: El MIDI ha convertido al guitarrista en un multiinstrumentista (65).— Presentación del CD Vinilo réquiem (67).— Grup Instrumental de València: Pájaros y máquinas (69).— Lars-Gunnar Bodin: La música electroacústica es capaz de emocionar (70).— Quattuor at Magistrum reúne al Florilegium String Quartet y a los jóvenes compositores alcoianos: L’Escola de Composició i Creació d’Alcoi rinde homenaje a su director, Javier Darias, en su cincuenta aniversario (72).— Cuadernos de música contemporánea Nuevas Variaciones (73).— Arturo Moya: La tecnología electroacústica es un intérprete más en la interacción con el músico (74).— Primeras producciones LEA (75).— Pep Llopis: Contra el sectarismo musical (76).— Carles Santos, Markus Breuss y Juan Carlos Fernández: Del minimalismo a la performance electroacústica (78).— Abraham Rivas, Joxan Goikoetxea & Juan Mari Beltrán y Pep Llopis & Vicent Cortina: Músicas ancestrales y músicas amables (80).— Satie, el músico dadá (81).— Pedro López y Wade Matthews: El concierto en vivo RDSI que unió vía digital a músicos de Madrid y Valencia (84).— El caso Santos, de Josep Ruvira: El músico de escenario (86).— Consuelo Díez: El CDMC seguirá apoyando las nuevas tendencias musicales (87).— LIEM: A vueltas con las etiquetas (88).— Juanjo Guillem y Julio Sanz: La filosofía del gesto (90).— Amores Grup de Percussió: La universalidad de la percusión (91).— Francisco Martínez, Kayoko Morimoto y Zulema de la Cruz: Tres pesos pesados (92).— Bernard Fort: La acusmática es una calidad de escucha (93).  Parte III          1997-1999 Entre la ética de la tolerancia y la indiferencia estética (97) Las instalaciones de José Antonio Orts: Los nuevos sonidos de la naturaleza (99).— J. A. Orts: Ni música ni pintura (103).— Melodía Solar, de Orts, en el Congreso de Ecología Sonora de París (108).— Echos Woodwind Quartet: Echos actuales (110).— Grup Instrumental de València: Nueva residencia (111).— Vivencias, de Amores Grup de Percussió (113).— Concha Jérez, José Iges y Ana Vega-Toscano: El rey destronado (115).— Música electroacústica española (Vol. 1), de compositores de la AMEE: Antología electroacústica española (117).— Josep Vicent, Amores Grup de Percussió y Cor Amalthea: Locura egregia (118).— Producciones del LEA: Sonido a sonido (120).— Festival Música en Pedralba de Sol a Sol: De Bach a DJ Peix (121).— Juan Blanco: Un pionero de la electroacústica (122).— ¿Qué músicas pervivirán después del 2000? (124).— Aula de Otras Músicas: Una muestra musical apta sólo para pieles muy sensibles (125).— Andrew Bentley y Mikael Helasvuo: El fascinante poder de la música electrónica en vivo (125).— Gabriel Brncic: La enseñanza de la composición musical está en crisis. Presentación del CD Foro de Comunicaciones Electroacústicas (127).— Andreas Mniestris: Interesante electroacústica griega (128).— Jorge Gavaldá: Electrónica en movimiento (130).— Reseñas de discos (131).— Amores Grup de Percussió y Anders Astrand: Amores mestizos (133). Parte IV          2000-2003 Música de aquí y ahora (135) Ramón Ramos: Del serialismo a la expresión ordenada (137).— Amores Grup de Percussió y la Orquestra de València, en el Palau de la Música: From me flows what you call Time o el poder de la oración (139).— Reseñas de discos (141).— Concierto V Aniversario del LEA: Larga vida al Laboratorio de Electroacústica (142).— Agustí Fernández y Néstor Kornblum & Michêle Averard: En busca del sonido universal (144).— Talaüd, de David Cervera: Sones del Mediterráneo (145).— Phil Durrant y Wade Matthews: Conversaciones íntimas (146).— Electroacústica del mundo (147).— IV Nits d’Aielo i Art (148).— Concierto inaugural del I Concurso Internacional de Composición Electroacústica ART’S XXI: Excelente electroacústica irlandesa (149).— I Concurso Internacional de Composición Electroacústica ART’S XXI: Aldea electroacústica global (151).— Concierto de clausura del I Concurso Internacional de Composición Electroacústica ART’S XXI: Los músicos ingleses acaparan los premios (153).— Amores Cage, de Amores Grup de Percussió y Carles Santos: Once upon a time (154).— Xelo Giner: Electroacústica valenciana (155).— Concierto homenaje a Iannis Xenakis: Novísimos electroacústicos (157).— Llorenç Barber y Amores Grup de Percussió: Sensacions estimulants (159).— Agustí Fernández: Un genio de la improvisación (160).— Ensemble de música improvisada de l’Aula d’altres músiques dirigido por Agustí Fernández: Una filosofía de vida (161).— Miguel Benet, Mario Grimaldos/Gustavo Nardi y Abraham Rivas: El maratón recuperado (163).— Ensemble Oiasso Novis: Pascal Gaigne o la música eterna (164).— Ensemble Cseallox y el compositor François Rossé: El compromiso (165).— Eduardo Terol y Pilar Valero. Concierto homenaje 60 aniversario del compositor Tomás Marco (167).— Josetxo Silguero y Alfonso García de la Torre: Poesía sonora (169).— No al No, de Carles Santos: Siempre genial (170).— Ensemble de música improvisada de l’Aula d’altres músiques dirigido por Agustí Fernández: Improvisación dirigida (171).— Agustí Fernández y el Ensemble Impromptu: Dejad que el sonido fluya (173). Parte V          2004-2007 Período de reflexión (177) Amores Grup de Percussió en el Auditorio Nacional de España: Occidente amanece por Oriente (179).— Amores Grup de Percussió y Neopercusión en el Auditorio Nacional de España: Pluralismo sonoro (180).— L’ECCA Factory, de Javier Darias (181).— D’ArS Ensemble: Acción sonora (183).— Amores Grup de Percussió: ¡Qué cumplan muchos más! (184).— Miniaturas producidas en el LEA: Experiencias sonoras en el LEA (185).— Fermín Clemente, Salvador Alberola y Sonia Sifres: Expresión de la música hecha en la intimidad (187).— Daniel Kientzy, György Kurtag y Reina Portuondo: Improvisación absoluta (188).— Instint. L’Ensemble Impromptu presenta el primer àlbum valencià de música improvisada lliurement (189).— Juanjo Guillem & Neopercusión: Música para soñar (190).— DoubleFace. Julie Läderach y Alfonso Lozano: Entre la música escrita y la improvisación (191).— Estrenos del LEA: Motivo de celebración (192).— La herencia revolucionaria en la música contemporánea (193).— Ramón López: La música es repetición (199).— Logos & Nour Eddine: Indefinición estética (200).— Ciclo Nuevas Miradas. Ángela López Lara y Diego Ghymers: Un concierto con I+D+i (201).— Ciclo Nuevas Miradas. Hada Benedito y Judith Rocabert: El arte que pone a prueba la vida (202).— XIV Festival Punto de Encuentro (204).— Ensemble Impromptu: Irrepetible experiencia sonorovisual (205).— Cuando la gastronomía suena (207). Parte VI          2008-2012 Primavera sonora valenciana (209) CIME: Música acusmática europea (211).— Música Electroacústica Latinoamericana: Electroacústicas emergentes (212).— Obres de Llarg Hàlit: Concierto en 5.1 (213).— LEA: Jóvenes promesas de la electroacústica valenciana (214).— XV Punto de Encuentro: El Club acogió nuevas tendencias sonoras. La AMEE trajo a Valencia compositores de España, Europa y América (216).— CIME: Electroacústica del mundo en la Palau (217).— Concierto-homenaje al compositor cubano Juan Blanco: El legado de un músico revolucionario (218).— LEA: Nuevos compositores valencianos (220).— Primavera Electroacústica en Valencia: La magia de la espacialización sonora (221).— Soundpainting o cómo pintar la música (222).— XVI Punto de Encuentro. Gregorio Jiménez: La electroacústica está incluida en las propuestas artísticas contemporáneas (223).— Colección AMEE Volumen 1: Hito de la creación electroacústica (225).— Concierto monográfico del compositor Jean-Claude Risset: Un grande de la música electroacústica (227).— Conciertos CIME-ICM/Unesco: Encuentro histórico en Valencia (229).— Eduardo Polonio y Miguel Molina: Creadores sonoros de altura (230).— Concierto Phonos y Gonzalo Biffarella: Clase por la mañana, estrenos por la tarde (232).— Sound Quartet: Desde Suecia (234).— XII Aula d’altres músiques. Estreno de la trilogía para piano y fotografía De Neruda a Bukowsky: Orografías sonoras de la desnudez (235).— III Primavera Electroacústica a València. Enantio_Dromia, de Wade Matthews y Thanos Chrysakis: Virtuosos de la electrónica en vivo (236).— III Primavera Electroacústica a València: De México, Cuba y España (238).— III Primavera Electroacústica a València: La magia de la interacción en el arte (238).— Joan Pons Carrascosa: No se puede pedir más (240).— XVII Punto de Encuentro. Gregorio Jiménez: La electroacústica es una asignatura obligatoria (241).— Colección AMEE Volumen 2: Nuevo éxito discográfico de la AMEE (244).— Rabbit out of the head, de Expressesion; LapTopArt, de #(928) y eroi rotti, de Enrique Mateu: Organicidad sonora y visual (245).— Ensemble Espai Sonor: Primeras veces (246).— Stefano Scarani: Soy un artesano multidisciplinar; y, tal vez, sea arte mi obra (247).— Grupo Sirius: Jugar, improvisar e interactuar (248).— Oriol Graus y Thomas Bjelkeborn: Concierto a tres (250).— 20 Aniversario de empreintes DIGITALes (251).— La música visual de José López Montes (253).— Imatges, de Emilio Oltra Benavent: Tarde de estreno (255).— Grupo de Percusión y Ensemble de Saxofones del Conservatorio Profesional de Música San Rafael de Buñol: Sacar los alumnos a la calle (256).— Grup MixTour: El nacimiento de un nuevo ensemble (257).— Concierto-performance Espacio 5.1, escuchando el espacio escénico, de la Asociación Artística Música Callada: Rompecabezas entre disciplinas (259).— XVIII Punto de Encuentro. Colección AMEE Volumen 3: Un nuevo encuentro electrónico (261).— Antonio Pérez Abellán: Año 83 de la era Stockhausen (263).— Trío Lumínico: Graffiti audiovisual (265).— Josetxo Silguero & The DK Projection: Tres estrenos, tres poéticas sonoras (266).— Trío Musicalis: Repertorios renovados (268).— Obituario: Ramón Ramos. Músico y compañero (270).— Concierto homenaje: No se puede entender la música valenciana de los últimos treinta años sin Ramón Ramos (271).— Mesa redonda-concierto La música del siglo XXI: tendencias: La necesidad de manifestar una idea (274).— Se pone en marcha Off_Herzios, un circuito itinerante de arte sonoro (275).— El festival de la electroacústica española arranca hoy en el Club Diario Levante. El XIX Punto de Encuentro celebra el 25 aniversario de la Asociación de Música Electroacústica de España (277).— La Orquesta Mundana (LOM): Más que una orquesta, un laboratorio sonoro (279).— AMEE 25 aniversario y KonArt Group: Electroacústica llena de vida (280).— J. M. Santandreu, Sonodualis, Diana Pérez Custodio y Reyes Oteo y la proyección de Synchresis II: Amplia diversidad sonora (281).— Compañía de danza Li (Luo), Juan José Eslava, Eduardo Polonio y Pedro Guajardo: Tres generaciones electroacústicas (282).— El Octubre CCC y Plutón CC acogen el II Festival PinPanPun de música y tecnología (284).

__________________________ PRESS __________________________

«El ruido es poder. Quien tiene la capacidad de sonar más fuerte es el que se impone al resto»

El autor afirma que una educación que se precie tiene la misión de despertar el interés, la curiosidad y la pasión por el arte

20141212.Entrevista al Posdata

MARIA TOMÀS I GARCIA 

¿De qué que hablamos cuando hablamos de música?
De sonidos, vibraciones y escuchas; de ritmos y pulsaciones; de texturas y timbres; de espacios y silencios; de composiciones, procesos, interacciones y performances?
¿Qué es la creación electroacústica?
Pierre Henry la define en 1959 como el inabarcable e inagotable «campo de investigación y experimentación sobre el lenguaje musical a través de las tecnologías electrónicas». Es el género musical sin el cual seríamos incapaces de comprender la música creada desde la década de 1950 hasta hoy y que ha cambiado por completo nuestra calidad de escucha.
¿Y la improvisación libre?
Una forma de hacer música en la que no median partituras, estructuras, ni jerarquías, y el proceso creativo está por encima del producto creado. El sonido es el único vehículo que guía este proceso de creación instantánea, de autoría colectiva, permeable a lo que acontece, y que exige a improvisadores y al público diferentes tipos y niveles de escucha para entender y entenderse en ese proceso. Hablamos de una manifestación musical culta y contemporánea, surgida en los sesenta, que avanza sustentándose en lo que puede hacer y no tanto en lo que hace, mucho menos en lo que deja hecho.
¿Término sólo válido para la música?
No. La improvisación se practica en otras manifestaciones artísticas como el teatro, la danza o la poesía. Forma parte de nuestras vidas: desde el grito que lanzamos al salir de la placenta hasta el día de nuestra muerte, pasando por nuestras relaciones sexuales, y a pesar de las connotaciones negativas que se le atribuyen, la improvisación nos hace más creativos, espontáneos y libres. 
¿La música es la vía más rápida para acceder a la emoción?
Sin duda. La música es pura fisiología, se aferra a nuestras vísceras, nos hace vibrar, nos golpea el pecho y nos pone en movimiento.
La emoción sonora y no solo?
La emoción es una reacción ante cualquier estímulo que va a condicionar nuestra conducta, y se activa de muy diversas maneras. Es verdad que los sonidos tienen una fuerza física, inconsciente, prerracional y quasi animal que nos aleja del pensamiento para entregarnos a la emoción en su estado más puro. 
Si bien, Paul Valéry afirma que «Todas las artes viven de palabras».
Es nuestra necesidad de racionalizar y verbalizar cuanto nos rodea, afecta y emociona, aunque en ocasiones no sirva para nada y, en el caso de la música, sólo consigamos alejarnos del hecho sonoro único, irrepetible e inexpresable, y de la experiencia sensible que provoca.
¿Cuáles son los ámbitos que rastrea la música experimental?
Nos lleva a explorar, a descubrir o a encontrarnos con territorios sonoros desconocidos e imprevisibles. Gracias a la tecnología, la manipulación del sonido en sus más íntimas estructuras nos permite ir mucho más allá de los valores absolutos de la música. 
Su libro empieza como el tango. Que veinte años no es nada.¿A qué se refiere?
La música, considerada el arte del tiempo, es sólo instante y espacio resonante. Cuando su presencia se disipa en el aire, deja de existir. Es la máquina capaz de aniquilar el tiempo para convertirse en espacio, en presencia efímera.
No quiere sentar cátedra. Eso le honra.
El libro son escritos musicales rescatados de la hemeroteca y del olvido, con los que intento restituir una parte de nuestra memoria sonora colectiva y marcar vivencias, sentimientos, inquietudes y emociones compartidas en un tiempo y en un espacio concreto.
Desde la primera entrevista a Kambra Ensemble en 1992 hasta las crónicas del XIX Festival Punto de Encuentro de 2012 han pasado muchas cosas?
He sido testigo de cómo las nuevas generaciones de compositores, intérpretes y artistas sonoros se han comprometido con nuevas formas de hacer música y con diferentes propuestas artísticas, y de que nada de lo que provenga de la música producida por medios electrónicos les es ajeno.
Usted señala un camino entre la ética de la tolerancia y la indiferencia estética?
A finales del XX desaparecieron las certezas y el poder en la composición musical. Los dogmas del serialismo integral dieron paso a la tolerancia y finalmente a la indiferencia hacia la creación musical. El consumismo, el individualismo, la vida-espectáculo y la fragmentación y la banalización del relato artístico han consolidado una nociva cultura del entretenimiento, la complacencia y la obsolescencia.
Es preciso perderse, dejar de pensar, para empezar a escuchar. ¿De acuerdo?
Me gusta que la escucha piense. Que los oídos piensen con autonomía y que a la vez disfruten de la sensualidad de los sonidos. Todo lo demás distrae y no aporta nada a la escucha.
¿Qué papel ocuparía el silencio, tan importante, y, sin embargo, no dejamos de hablar generando un ruido inmenso de fondo?
El ruido es poder. Quien tiene la capacidad de generar más ruido, sonar más fuerte, es el que se impone al resto. El silencio, prácticamente, ha desaparecido de nuestras vidas e incluso causa miedo si resurge.
Sin educación no hay artes?
Los conocimientos y la sensibilidad por el arte se enseñan y aprehenden en la escuela. También en casa, pero una educación que se precie tiene la misión de despertar el interés, la curiosidad y la pasión por el arte, aunque todo parece indicar que legisladores y gobernantes no están por esa labor. Me temo que tienen sus razones ideológicas y políticas.

Maria Tomàs, Suplemento Cultural Posdata, Levante-EMV, 12 de diciembre de 2014 

_

La emoción sonora y las músicas experimentales

La emoción sonora: De la creación electroacústica. La improvisación libre, el arte sonoro y otras músicas experimentales. Escritos Musicales I 1992-2012. Autor: Josep Lluís Galiana. Edita: Piles, Valencia, España. Miguel Ángel Pérez Martín – docenotas.com – 24/01/2015 Creo haber escrito en estas páginas que una de las muchas asignaturas culturales que en España no vamos a aprobar nunca es la relativa a “documentación”. Simplemente se arroja todo.

libros  La emoción sonora y las músicas experimentalesDa igual el contenido o continente, todo sobra, todo nos viene mal. Ya sean libros, discos, documentos, folletos… memorias de los protagonistas. No se conserva nada. Y esto no solo en los márgenes de la actividad cultural, el off-off del teatro o de la música. Ni lo más “apreciado socialmente” se salva. Acabo de leer en El País un artículo relativo a la indigencia en la que viven las “casas de autor” o casas de artistas. Tan populares y atractivas en el resto de Europa. Si como he dicho, nos vamos a los márgenes, las fronteras, las periferias de la creación artística –musical en este caso– el desprecio está garantizado. ¿Conservar las ideas, conversaciones, documentación generada por las actividades auspiciadas por el Diario Levante? Una quijotada. Pues no. Josep Lluís Galiana, músico, profesor y organizador clave en la escena experimental valenciana acomete esta ardua labor y sale más que bien parado con la edición de los textos de todas las conversaciones, cursos, jornadas y encuentros organizados y de los que ya había dado cuenta el periódico que les patrocinaba: Diario Levante. El libro, que recoge las ansias de avance musical del período de entre siglos en España, es el testigo de cómo las jóvenes generaciones de creadores recogen el guante de los pioneros en España y le pasan a los novísimos, muchos de ellos recién salidos de los conservatorios y las escuelas de música –en este campo hay también muchos autodidactas que provienen de las ingenierías o de la física acústica, de la lingüística– en forma de reseñas, críticas, conversaciones, presentaciones. Cuenta con la facilidad de la obra hecha lentamente, día a día, y publicada por las páginas de Levante-EMV. El libro sigue una secuencia cronológica y desde 1992 vemos desfilar ideas y personas relativas a los grandes hitos de la creación musical experimental valenciana –y por extensión catalana y española– como la irrupción de la nueva informática musical en la experimentación sonora, el nacimiento del primer laboratorio público de electroacústica musical, la creciente imbricación entre sonido y artes plásticas –las instalaciones- y el momento actual, más cercano de mezcla absoluta de lenguajes e ideas. Dedica los capítulos finales a la eclosión en los últimos años de lo que llama “primavera sonora valenciana”. Esto último me permite decir que la materia prima con la que trabaja esta sección de la vanguardia musical no es la “música” con su notación más o menos tradicional, sino un material en bruto que muchos llamamos sonido y que se amplía a los ruidos –naturales o artificiales- y el silencio. Y todo lo expone el autor a través de sus protagonistas principales: el propio autor en su faceta de creador e instrumentista, Gabriel Brncic, Fundación Phonos de BarcelonaGrup Intsrumental de Valencia, Pep Llopis, Markus Breus, Wade Mathews, Zulema de la Cruz, Concha Jerez, José Iges, Ana Vega Toscano, Llorenç Barber, Agustí Fernández, Eduardo Terol, Carles Santos, Impromptu Ensemble,Amores Grup de Percusió, Juanjo Guillem y Neopercusión, Música Callada, Orquesta Mundana, Eduardo Polonio… y tantos otros nacionales y extranjeros que desfilaron por las actividades auspiciadas por el Club Diario Levante. La duda de siempre: ¿Es música? ¿Es tecnología? Y la respuesta de Brecht: si no es teatro, será taetro. Trabajan con la misma materia, el sonido. Una edición espartana pero imprescindible para no “repetir la historia”… ahora como farsa, claro.

Miguel Angel Pérez Martín, Doce notas

About Gali

saxophonist ~ improviser ~ writer ~ editor

Deixa un comentari

eleven + nine =